miércoles, 22 de octubre de 2014

06/MARZO: DÍA MUNDIAL DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA

La eficiencia energética se plantea como una de las políticas de freno para el cambio climático y la consecución de sociedades sostenibles, junto con el desarrollo de energías renovables y una política de transportes menos agresiva con el medio.

“La eficiencia energética es un aspecto muy importante que debe considerar el plan energético acompañado de una cuidadosa gestión de la demanda, que se aleje de los objetivos prioritariamente productivos actuales”, según Esther Lorenzo, portavoz de Amigos de la Tierra.


Esto significa apostar por la mejora de los procesos, la cogeneración (producción simultánea de calor y electricidad), el reciclaje y la reorientación de la producción hacia productos menos intensivos en energía, con mayor valor añadido, menos contaminantes, generadores de empleo y socialmente útiles.

Para aumentar la eficiencia es necesario que los precios energéticos reflejen todos sus costes, lo que no sucede en la actualidad. La implantación de ecotasas (como se denomina a los “ecoimpuestos”), cuya recaudación se destine a mejorar la eficiencia y el empleo de energías renovables, es una necesidad acuciante.

La imposición de un etiquetado energético obligatorio de los aparatos eléctricos, y la reforma de las normas de edificación para mejorar el aislamiento térmico, pueden reducir el consuno de energía en el sector residencial. “Es necesaria una mayor inversión en la investigación y el desarrollo de la eficiencia energética y que sea la administración la que pase a ser la principal promotora, invirtiendo en nuevas instalaciones menos obsoletas y más respetuosas con el medio”, indicó Xulio López, portavoz de Amigos de la Tierra.

La eficiencia energética es la obtención de los mismos bienes y servicios energéticos, pero con menos recursos, con la misma o mayor calidad de vida, con menos contaminación, a un precio inferior al actual, alargando la vida de dichos recursos y con menos conflictos sociales.

Al requerirse menos inversiones en nuevas centrales y en aumento de la oferta, la eficiencia ayuda a reducir los impactos ambientales y las emisiones de CO2 (que según los últimos datos ofrecidos por Comisiones Obreras y WorldWatch han aumentado ya un 28.9% en nuestro país), frenando el cambio climático y sus consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada