jueves, 5 de junio de 2014

04/FEBRERO: DÍA DE LA RESERVA NACIONAL DE PACAYA-SAMIRIA

En el año de 1982, el Estado Peruano estableció la Reserva Nacional Pacaya-Samiria, ubicada en el noroeste del Perú, en la confluencia de los ríos Marañon y Ucayali, departamento de Loreto, con el objetivo de conservar los recursos de flora y fauna, así como la belleza paisajística existente en dicha zona. 

La Reserva tiene un área de 2´080,000 hectáreas que representa el 1.5% de la superficie total del país, y es la segunda área natural protegida más grande del Perú. Asimismo, es el bosque inundable de mayor extensión en la Amazonía, sujeto a protección estatal.

El nombre de la Reserva Nacional Pacaya-Samiria, proviene del nombre de los dos ríos que la recorren: el río Pacaya y el río Samiria. La Reserva posee una belleza singular, siendo llamada también la “Selva de los Espejos” debido a que la selva y el cielo se reflejan con tal nitidez en las aguas oscuras de sus ríos, que el visitante tiene la sensación de encontrarse navegando por espejos sin fin.

La Reserva alberga una gran diversidad de flora y fauna silvestre, así como de vida acuática: 449 especies de aves, 102 de mamíferos, 69 de reptiles, 58 de anfibios, 256 de peces y 1204 especies vegetales. Entre las especies amenazadas o en peligro de extinción que habitan en ella, tenemos al jaguar (Felix oca), el lagarto negro (Melanosuchus niger), el manatí (Trichechus inunquis), diversas tortugas de río, la nutria de rió (Pteronura brasiliensis), el guacamayo rojo, el delfín rosado y el paiche (Arapaima gigas).

Un elemento esencial que caracteriza esta área protegida es el ciclo de creciente y vaciante. Los meses de octubre y abril corresponden a la temporada de lluvia y el agua de los ríos y quebradas crece inundando gran parte del bosque, por lo que a esta época del año se le denomina la época de "creciente".

Entre mayo y septiembre tiene lugar la vaciante, cuando las lluvias disminuyen notablemente y el nivel el agua va bajando progresivamente alcanzando su mínimo en agosto. Este cambio estacional y el relieve plano del terreno configuran un paisaje con abundante cochas, pequeños ríos, quebradas y caños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada