sábado, 31 de mayo de 2014

29/ENERO: ANIVERSARIO DEL PROTOCOLO DE PAZ, AMISTAD Y LIMITES DE RÍO DE DE JANEIRO

Aniversario del Protocolo de Paz, Amistad y Límites de Río de JaneiroEl Tratado de Paz, Amistad y Límites de Río de Janeiro suscrito entre los países de Perú y Ecuador, tiene como antecedente la firma del acta de compromiso de Brasilia, para dar cumplimiento a este Protocolo de Paz. Este tratado tuvo como países garantes a Estados Unidos, Brasil, Chile y Argentina. 

Sin embargo, antes de suscribirse este tratado, ambas naciones estaban enmarcadas en conflictos fronterizos desde el año 1857, cuando se produjo el primer conflicto fronterizo entre Perú y Ecuador, culminando el 3 de diciembre de 1859 con la suscripción de una convención cuyo artículo primero estableció la suspensión de toda acción bélica entre ambos gobiernos, aun cuando en aquel conflicto no se registraron hechos de armas.

Posteriormente, el 25 de enero de 1860, se firmó en la hacienda Mapasingue (norte de Guayaquil), un tratado por el que Ecuador declaró nulo y sin efecto la asignación de territorios cedidos a sus acreedores, aceptando los límites de los Virreinatos del Perú y Santa Fe, conforme a la Real Cédula de 15 de julio de 1802. Con este acuerdo. se establecía un plazo de dos años para que sea ratificado por ambos países. Sin embargo, fue declarado nulo por Ecuador en 1861 y por Perú en 1863.

En 1887 ambos países llegaron a un arreglo que luego fue declarado perjudicial para la soberanía del Ecuador. Finalmente, el Protocolo del 21 de junio de 1924 estableció una fórmula mixta para solucionar la disputa de límites, pero las conferencias fracasaron a pesar de que Perú ofreció a Ecuador acceso a la parte alta de algunos ríos e inclusive a la parte navegable de éstos. 

Poco después, Ecuador emprendió acciones que violaban el status quo de 1936, lo que obligó a nuestro país a establecer una línea de puestos fronterizos. A inicios de 1941, Ecuador inició acciones hostiles contra el Perú y se desencadenó un enfrentamiento entre ambas tropas. Para solucionar el dilema, se celebró en Río de Janeiro un Protocolo de Paz, Amistad y Límites firmado por los ministros de Relaciones Exteriores de Perú y Ecuador el 29 de enero de 1942.

Posteriormente, fue aprobado por los Congresos de ambos países. En cumplimiento con este Protocolo se empezaron a colocar los hitos que marcaban la línea fronteriza. Lamentablemente, y pese a lo avanzado del proceso, Perú y Ecuador discreparon por un error geográfico en un sector de la Cordillera del Cóndor. La cuestión fue sometida al arbitraje del experto brasileño Braz Dias de Aguiar, quien estableció en su Laudo Arbitral la línea por la que tenía que pasar la frontera en ese sector.

Sobre la base del Protocolo de Río de Janeiro y del mencionado Laudo Arbitral, se prosiguió con la demarcación del terreno y se colocaron los hitos en aproximadamente el 90% de la frontera. Pero el proceso fue nuevamente interrumpido cuando el gobierno de Ecuador, de ese entonces, objetó el Protocolo en su conjunto, insistiendo en la vieja tesis de que los territorios de Jaén y Maynas y los cientos de miles de kilómetros cuadrados de la Amazonía situada al norte del río Amazonas le pertenecían. 

A pesar de la histórica voluntad de paz que siempre ha caracterizado al Perú, esta controversia dio origen a lamentables enfrentamientos entre peruanos y ecuatorianos. La situación se tornó muy seria en 1995 con el conflicto armado ocurrido en la cabecera del río Cenepa.

Después de este lamentable suceso se desarrollaron conversaciones para culminar con la colocación de hitos dentro de un acuerdo global y definitivo, en el marco del Protocolo de Paz, Amistad y Límites de Río de Janeiro de 1942, el Laudo Arbitral de Braz Dias de Aguiar y otros instrumentos complementarios. 

Finalmente, el 26 de octubre de 1998, los presidentes de Perú y Ecuador firmaron el Acta de Brasilia, dejando constancia formal de la conclusión definitiva de las diferencias que durante décadas separaron a ambos países. Los gobernantes se comprometieron a culminar la fijación de la frontera terrestre común y a establecer relaciones sólidas que permitan el desarrollo y la integración de nuestras naciones, especialmente en las zonas aledañas a la frontera.

El acuerdo de paz incluyó la concesión a Ecuador de un kilómetro cuadrado en la zona fronteriza de Tiwinza como santuario militar para sus soldados caídos en combate, así como el derecho de libre navegación por el Amazonas y por la zona peruana de los ríos que descienden de territorio ecuatoriano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada