sábado, 22 de diciembre de 2012

07/JULIO: DESCUBRIMIENTO DE MACHU PICCHU


Hace más de quinientos años, un hombre de gran valor se erigió como gobernante de una naciente confederación establecida en el corazón de los Andes del sur .Poco a poco, su destreza e inteligencia transformaron a una pequeña nación en un extenso y poderoso imperio que llegó a abarcar el territorio de cinco países de América del Sur. Su nombre, Pachacútec.

Durante su largo reinado, este inca transformó el mundo andino y levantó en su honor los más grandes monumentos de su tiempo, entre ellos el que hoy consideramos nuestro más grande patrimonio cultural: Machu Picchu.

Oculta tras la niebla, en medio del tupido bosque de montaña, Machu Picchu es, sin duda, la cima de la civilización peruana. Una que, sin contacto alguno con el mundo occidental, alcanzó altas cuotas de tecnología y organización social.

El deseo de identificar la legendaria ciudad de Vilcabamba (Wilkapampa), último reducto de los reyes incas refugiados en la inhóspita región de Vilcabamba, entre 1536 y 1572, condujo a Hiram Bingham (1875-1956), historiador y profesor de la Universidad de Yale, a que hollara Machu Picchu y diera a conocer al mundo su existencia.

Fue en 1911 cuando Bingham llegó al Cusco en busca de la ciudad de los incas Su brújula le sugería internarse más allá de las nacientes del Vilcabamba, que vierte sus aguas al Urubamba a la altura de Chaullay. Antes de emprender la jornada obtuvo en Cusco noticias sobre Machu Picchu. Como quiera que ellas indicaban que esas ruinas estaban próximas al itinerario que debía seguir para abordar la legendaria Vilcabamba, se detuvo en el paraje de Mandorbamba y desde allí ascendió a Machu Picchu.

Quien haya escalado hasta las alturas de la ciudad sagrada puede atestiguar cómo los incas cuidaron de cada detalle al momento de construir; desde la perfecta unión de sus grandes bloques de piedra pulida, pasando por la infinidad de referencias a los astros, las montañas y los fenómenos climáticos que encontramos al recorrer sus recintos y templos. Esta pasión por los detalles es una inspiración para El Perú y el mundo entero.

Vaya nuestro homenaje a los hombres y mujeres que construyeron Machu Picchu, hombres y mujeres que en honor a sus sabios gobernantes y a sus dioses, levantaron este mágico lugar que constituye el más grande de nuestros monumentos prehispánicos.

Estamos seguros que su legado – que ha servido para labrar nuestra propia identidad – permanecerá indeleble en el corazón de todos los peruanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario